sábado 26 de septiembre del 2020

50 años de la reinhumación de los resto de Francisco Javier Clavijero, 1731-1787

04 de septiembre de 2020

Conversatorio

El año de 1970, fue sin duda alguna uno de los años muy movido en la vida política y cultural de nuestro país. Era los últimos doce meses del sexto sexenio, encabezado por don Gustavo Díaz Ordaz, en su gobierno se realizaron los juegos olímpicos y el campeonato de fútbol. Se le recuerda sólo por el dos de octubre de 1968. Año de elecciones para la renovación del poder ejecutivo federal, saliendo electo Luis Echeveria Álvarez, como Presidente de la República; por vez primera un Senador de la República, no llegó a tomar protesta, era el caso de Rafael Arriola Molina. El Estado de Veracruz era gobernado por Rafael Murillo Vidal, destaca en la secretaría de turismo estatal, el joven político Ruben Pabello Rojas. Ese mismo año dejan de existir Agustin Lara, el primer presidente sexenal Lázaro Cárdenas del Rio. El arribo a suelo nacional de los restos del jesuita Francisco Javier Clavijero, 1731-1787. El Gobierno Federal preparó un homenaje nacional digno para el historiador veracruzano del siglo XVIII.

En años pasados, conversando con el académico de la Universidad Veracruzana, José Luis Martínez Suárez, me comentaba que siendo alumno del sexto año de primaria, aquí en la ciudad natal de Xalapa, fue testigo del paso de los restos de Francisco Javier Clavijero. Sus restos llegaron por barco procedente de Italia, arribaron al puerto de Veracruz, y desde ahí hasta la ciudad de México, que duró el recorrido en todas las poblaciones se organizaron eventos para recibir, al religioso que fue expulsado de la Nueva España, por real pragmática del rey Carlos IV, en el de 1767. 203 años más tarde regresa a la tierra que lo vió nacer.

Recuerdo vagamente alguna de las conversaciones con Leonardo Pasquel Jimenez, 1910-1990, quien narra muy emocionado sus investigaciones en Bolonia en la Iglesia de Santa Lucia, buscando la tumba de Francisco Javier Clavijero. El mismo Pasquel 1979. Anota que los restos llegaron a Xalapa, el cinco de agosto de 1970. Y las autoridades estatales y municipales junto con la Universidad Veracruzana, rindieron un modesto homenaje, y así con cada población del recorrido de los restos. También en la ciudad de Puebla, hubo otro gran homenaje antes de llegar a la ciudad de México. También tuvo una participación muy

importante, en ese recibimiento, el historiador Miguel León Portilla, 20 años más tarde los expresó en una conferencia magistral en el Agora de la Ciudad.

El gobierno de Gustavo Díaz Ordaz, decretó el 13 de julio de 1970, que los restos del religioso veracruzano, descansen en la Rotonda de los Hombres Ilustres en el Panteón civil de Dolores de la Ciudad de México. Así una serie de eventos académicos en las universidades, para conocer la obra escrita de Clavijero, el formador de los insurgentes de principios del siglo XIX.

El Discurso oficial afirmaba : La identificación - mediante rigurosos exámenes antropológicos- de los restos del historiador mexicano Francisco Xavier Clavijero, muerto y sepultado en BoLonia, Italia -1787-, donde sufría destierro con otros compatriotas, por el despotismo colonial; su solemne traslación ordenada por el gobierno de La RepúbLica, el homenaje de despedida rendido por el Estado italiano y por La Comuna de Roma en el palacio Braschi, .. Agustín Yañez, Secretario de Educación Pública.

Francisco Javier Clavijero, nació en el puerto de Veracruz, el 9 de septiembre de 1731, siendo sus padres Blas Clavijero, español, casado con María Isabel Echegaray, criolla. El matrimonio procreó una doce de hijos. El pater de familia, por motivos de trabajos va tener movilidad en la Nueva España. En 1748, ingresa como novicio a la Compañía de Jesús, para años más tarde es ordenado sacerdote, en octubre de 1754.Siendo la docencia su actividad más importante, en diversas instituciones educativas. Sale de la Nueva España en 1767. Muere en el exilio, a las 16 horas del 2 de abril de 1787. Sus restos fueron sepultados en la Iglesia de Santa Lucía. En 1959, se lograron identificar plenamente sus restos.

Su obra escrita es la siguiente:– La historia de la antigua o Baja California.– Ensayo de la historia de la Nueva España.–Historia eclesiástica de México.– Diálogo entre Filaletes y Paeófilo.– De las colonias de los tlaxcaltecas.– Breve descripción de la provincia de México en el año 1767.– Physica particularis. Ensayo.– Cursus philosophicus.– Frutos en que comercia o puede comerciar la Nueva España. Ensayo.– Proyectos útiles para adelantar el comercio de la Nueva España.– Historia sobre la aparición de la Virgen de Guadalupe. – Gramática y diccionario en lengua náhuatl.– Historia antigua de México (1770-1780).

Ángel Rafael Martínez Alarcón.