jueves 04 de junio del 2020

#AyPresidente

21 de Mayo de 2020

“Nos retiramos de nuestros hogares para protegernos de la amenaza del covid-19, pero, ¿y si nuestro hogar fuera una amenaza en sí mismo?…”, esta pregunta es dolorosamente contundente y, tristemente, puede ser respondida en cualquier parte del mundo. La hizo Salma Hayek ayer, al lanzar una campaña contra la violencia intrafamiliar que está ahí, detrás de tantas puertas del planeta. La misma que ha estado siempre, ejerciéndose en silencio o ante la mirada omisa de testigos. Es una problemática global, por ello tantas iniciativas auspiciadas por organizaciones y activistas se han puesto alerta ante las condiciones que atraviesa el mundo.

Por ejemplo, en Jingzhou, cerca de Wuhan, China, se reportaron tres veces más denuncias de violencia doméstica durante febrero, cuando ya se encontraban en cuarentena.

Era previsible que esta problemática se incrementara con el confinamiento. El miedo por el futuro, la ansiedad, la incertidumbre económica y el encierro funcionan como detonantes de esta violencia, así han subrayado hasta el cansancio decenas de expertos. Por eso era, es, necesaria la activación de protocolos en nuestro país, más aún con su antecedente, para brindar apoyo y contener esa otra pandemia, la de la violencia de género e intrafamiliar. Sin embargo, hoy sabemos que en Palacio Nacional este tema no existe.

AyPresidente, quedarnos en casa no significa lo mismo para todos. La cuarentena no fue en muchos hogares sinónimo de abrazo y celebración a la fraternidad y a la sana convivencia familiar. Los datos recabados por su propia administración lo demuestran. Registros de marzo, los últimos disponibles en el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional para la Seguridad Pública: 20 mil 232 carpetas de investigación relacionadas con violencia dentro de las casas. El número más alto para un mes en cinco años.

AyPresidente, justo antes de la emergencia sanitaria, miles de mujeres salimos a las calles en todo el país, para exigir un alto a esa violencia que mató, que mata, diariamente a diez de nosotras sólo por ser mujeres. Se negó entonces a escucharnos, se niega ahora. ¿Por qué cree que la intimidad de un hogar es el contexto más seguro para todas?

AyPresidente, según los registros de su gobierno, durante el primer trimestre se incrementaron casi al 20% las investigaciones de violencia familiar. Cerca de 54 mil en total, ocho mil más que en el mismo periodo del 2019. Y no, todavía no nos confinábamos para protegernos del coronavirus cuando 240 mujeres ya habían sido asesinadas y sus crímenes clasificados como feminicidios.

AyPresidente, en marzo, la Línea Mujeres de Locatel de la CDMX recibió cuatro veces más llamadas de auxilio que al inicio de año. 812 que fueron catalogadas como violencia de género, el doble de las registradas en el mes anterior.

AyPresidente, no sólo es la violencia contra las mujeres, también contra las niñas y niños. Unicef ha documentado que las solicitudes de asilo en refugios han subido 30% en lo que va de la emergencia sanitaria. Tiene registradas al menos 115 mil llamadas de emergencia al 911, en ellas reportan incidentes de abuso y acoso sexual.

AyPresidente, también la Red Nacional de Refugios reporta un aumento entre 60 y 80% en su servicio de atención telefónica. Sus estadísticas evidencian que seis de cada 10 menores de 14 años han experimentado ambientes de violencia dentro de su propia familia.

AyPresidente, estos contextos los conocemos todos previo a la pandemia. ¿Cuál es esa encuesta que refiere que una de las cosas que los mexicanos festejan es el reencuentro familiar? ¿Por qué niega estos contextos tan violentos? ¿Por qué niega lo que ni las cifras de su propio gobierno pueden ocultar?

…#AyPresidente, qué lejos se está quedando del lugar en la historia que desea ocupar.

Yuriria Sierra