miércoles 05 de agosto del 2020

Curso perdido: ni un aula está abierta

21 de mayo de 2020

No hay retorno a la normalidad escolar.

Ni nueva ni vieja.

Un dato basta para sustentar esta afirmación: ningún aula del país está abierta para clases presenciales.

No es una información negativa, sino pulso del ambiente que tienen gobernadores y alcaldes sobre su propia realidad.

La mayoría de los mandatarios estatales -18 hasta ayer por la tarde- se han negado a respaldar la medida central.

Cierto: es una recomendación federal y de ninguna manera están obligadas a acatarla las autoridades locales.

La intención es salir del aislamiento y entrar a la siguiente etapa en municipios donde no hay contagios detectados de coronavirus.

La mayoría de ellos en el sur del país, Oaxaca y Chiapas, pero también los de mayor pobreza.

Hay un dato adicional en torno al rechazo: se está en horas de definición y la lista final de gobernadores opositores podría conocerse en horas.

CONTROL MORENISTA

Los gobernadores cruzan llamadas constantemente.

Lo hacen por muchas razones, desde intercambiar información sobre el manejo del Covid-19 hasta la reanudación de actividades.

En temas escolares hay consenso en dar por concluido el ciclo.

Luego la secretarías de Educación Pública, la de Esteban Moctezuma y las estatales, marcarán la pauta para aprobar a todos los alumnos u hacerles pruebas.

Algunos lo han anunciado de manera oficial -Alfredo del Mazo, Enrique Alfaro, Jaime Rodríguez- y otros esperan con cautela.

Quienes dudan mucho son los seis gobernadores de Morena porque no quieren ser reprendidos.

Carentes de autonomía, piden esperar a ver si, como dice el doctor Hugo López-Gatell, la curva se achata y da margen siquiera para exámenes.

Unos y otros buscan, eso sí, no afectar el regreso a labores a otras actividades porque les afectan severamente la economía.

Por eso el bajacaliforniano Jaime Bonilla, los del Bajío -Juan Manuel Carreras, Francisco Domínguez, Martín Orozco, Diego Sinhue- y otros fronterizos impulsan el retorno.

LA DIFÍCIL COFEPRIS

1.- Muy lentas deben ir las cosas en la Comisión para la Cofepris de José Alonso Novelo.

Fue necesaria la intervención del Senado de la República para la emisión de pruebas serológicas IgG e IgM para Covid-19.

Los empresarios hicieron la petición a Ricardo Monreal, quien hizo la solicitud al Consejo de Salubridad General.

Ayer se dio la autorización que seguramente salvará muchas vidas.

2.- La gobernadora sonorense Claudia Pavlovich rindió un homenaje a todo el personal de salud que atiende la epidemia.

Al mismo tiempo reforzó las medidas de prevención y restricción.

3.- Lo mismo sucede en Guerrero, donde Héctor Astudillo encabeza reuniones virtuales de directores de hospitales con funcionarios federales para que éstos conozcan en directo las carencias.

Y 3.- En Oaxaca Alejandro Murat revisa con satisfacción las amplias regiones donde se supera el reto de la pandemia.

A la vez, lidera un reordenamiento interinstitucional de las instalaciones con capacidad de medicina crítica en las zonas urbanas.

Fundamentales serán las respuestas de hospitales del Gobierno estatal, del IMSS, del ISSSTE, el de especialidades, el Hospital de la Niñez y por supuesto del Ejército y la Marina.

José Ureña