viernes 10 de abril del 2020

Dictados al Congreso desde Palacio

Fracasaron los primeros intentos de llevar a María del Rosario Piedra Ibarra a la CNDH.

Hubo una razón de origen:

Se le escogió desde Palacio Nacional por ser aliada y, según el discurso oficial, por sus antecedentes como luchadora social.

No se escucharon los argumentos de la oposición: no cumplía el perfil profesional, carecía de experiencia, iba como apologista del régimen no como representante de la sociedad ante el poder, tenía cargos directivos en Morena…

Al final dio fruto la operación política de Ricardo Monreal y, con abiertas críticas de especialistas, legisladores y oposición, la designada juró el cargo.

Fue uno de los momentos más comprometedores del zacatecano, porque le endurecieron una labor de suyo difícil por el debate nacional sobre garantías individuales.

Él quería el consenso, al final quedó el marcador oficial de la votación senatorial: 76 para la designada, 24 para Arturo de Jesús Peimbert y ocho para Jesús Orozco.

SÓLO CON FINES MÉDICOS

¿Por qué esta mención?

Porque desde Palacio Nacional se dificulta la tarea legislativa y quienes más sufren la presión son el propio Ricardo Monreal y Mario Delgado.

Los dos la sienten ahora, Monreal con la discusión sobre el uso de la mariguana y Delgado en torno a los consejeros electorales.

Este al parecer ya superó las críticas en torno a la incorporación deJohn Ackerman en el Comité Técnico responsable de las ternas, pero le queda mucha tarea.

A partir de hoy la atención se centrará en el Senado.

En las comisiones de Seguridad, Justicia y Estudios Legislativos se debatirá con la promesa de Monreal –¿quién más?- de escuchar a todos los interesados.

Gran parte del morbo se centra en saber si habrá libre consumo lúdico, porque ya hay una camisa de fuerza dictada el miércoles de la semana pasada:

“…no estamos pensando ahora en una medida así (liberar el consumo lúdico), sólo con propósitos médicos, sólo con propósitos de salud…”.

O sea, conforme a esos dictados de Palacio Nacional, amplios sectores quedarán insatisfechos y las protestas serán, obvio, contra los legisladores por no permitir su consumo.

Y para colmo, adelanta el documento base de 230 páginas, bajo rígida supervisión a través del Instituto Mexicano de Regulación y Control del Cannabis.

Esto no gustará a muchos, y son conflictivos.

MINERÍA EN DIFICULTADES

Los mineros contrarios a Napoleón Gómez Urrutia, Napito, quieren llegar hasta Palacio Nacional.

No llevan buenas nuevas.

Quieren presentar en detalle problemas en distintos lados: amenazas a patrones, paros locos y bloqueos en las minas como San Rafael en Cosalá, Sinaloa, y Peñasquito de Mazapil, Sinaloa…

La San Rafael está parada desde el 25 de enero con un reclamo de aumentos desmesurados para equiparar los salarios mineros de México con los de Canadá.

Algo así como nueve mil pesos semanales para los afanadores, por ejemplo.

Sin duda esto requiere una investigación profunda, pues según el Inegi, la minería se desplomó 5.1% en 2019.

Merece tranquilidad, porque genera 2.6 millones de empleos directos.

José Ureña