lunes 01 de junio del 2020

¡Fuera máscaras! Se les cae el teatro a los conservadores

"La oposición está moralmente derrota"

Andrés Manuel López Obrador.

El pasado 10 de marzo fue un día histórico para México, al haberse dado el primer paso para elevar a rango constitucional los programas sociales para el bienestar que buscan materializar la tan anhelada justicia social para los sectores más vulnerables del país. Ese día la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión aprobó por mayoría calificada de sus dos terceras partes, la reforma al artículo 4° de la Constitución que estampa para la posteridad el espíritu de la Cuarta Transformación en el texto constitucional.

Tras una intensa jornada en la Cámara Baja, el coordinador de la bancada de morena, el Diputado Mario Delgado, se llevó las palmas de propios y extraños al generar los consensos necesarios con los partidos opositores: PRI, PRD, PVEM, MC, PT, PES, para alcanzar la votación suficiente y reformar la Carta Magna. Mario Delgado se apunta más que una estrellita con el Presidente, demostrando una vez más su habilidad para cabildear con la oposición y dejando sentir el peso de morena en la Cámara de Diputados.

Es decir, la mayoría de los partidos opositores respaldaron la propuesta del ejecutivo federal para elevar a derecho constitucional el acceso a distintos programas sociales, tales como el acceso universal a una pensión para los adultos mayores; el acceso a una pensión por discapacidad; el acceso a un sistema de salud universal y el acceso a becas para niñas, niños y jóvenes estudiantes de bajos recursos.

Todos los partidos aprobaron la iniciativa, todos a excepción de un solo partido que aglutina a la clase política proveniente de los sectores más conservadores del país, el Partido Acción Nacional (PAN). Hace apenas unos meses, dirigentes y representantes de este partido político se dijeron indignados por la supresión del sistema de salud que ni era seguro ni era popular, para dar paso al INSABI, cuya cobertura se extendería a toda la población de forma gratuita. Se dijeron molestos por la desaparición de PROSPERA que pasó a formar parte del programa integral Becas para el Bienestar Benito Juárez. Se dijeron preocupados por las niñas y niños, los jóvenes, las mujeres, los adultos mayores y la clase más desprotegida del país. Se asumieron
incluso feministas.

Sin embargo, este martes se les cayó la máscara. El disfraz de progresistas les quedó demasiado grande y, como si pendiera de un solo alfiler, se desplomó de golpe ante la mirada de toda una nación. Durante la discusión de la iniciativa para reformar el artículo 4° constitucional que garantiza la seguridad social universal y los apoyos sociales a adultos mayores, discapacitados, niños y jóvenes; 46 legisladores del PAN votaron en contra y 18 más se abstuvieron. El mensaje fue contundente, no representan a los más vulnerables.

¿La razón? Lejos de la excusa oficial que "no hay reglas de operación claras", el principal motivo de su oposición es que esta reforma no será letra muerta, pues va acompañada de un ajuste al presupuesto que obliga al Ejecutivo a destinar anualmente la vasta cantidad de 447 mil millones de pesos, estableciendo además en un artículo transitorio que el presupuesto anual destinado para ello, por ningún motivo podrá ser inferior que el ejercido el año anterior. Reforma que muy difícilmente podrá ser revertida.

Esto es, para su aprobación, esta reforma requiere de mayoría calificada en ambas Cámaras y posteriormente, de su aprobación por la mitad más uno de los Congresos Locales, por lo que para revertirla se requeriría lograr nuevamente todos esos consensos ante el rechazo y en detrimento del pueblo.

Ese es el verdadero temor de los conservadores, a quienes el bienestar del pueblo les tiene sin el menor cuidado. Ya lo dijo Andrés Manuel López Obrador en su conferencia mañanera "¡Fuera máscaras! Basta de hipocresías, porque lo que más molesta es como se disfrazan… Toco madera porque no regresen nunca los conservadores".

Jorge Ignacio Luna Hernández
Abogado de profesión
Regidor Tercero de Coatepec
Maestrante en Administración Pública.