jueves 04 de junio del 2020

Irse de boca, no a Dos Bocas

21 de Abril de 2020

Golpe histórico. Ya nos habían advertido que vendrían tiempos difíciles. Aunque tal vez se quedaron cortos. Por primera vez desde que existe registro, el precio por barril de petróleo cotizó en números negativos. Mayo, a diez días de iniciar, se impuso ya como un mes más de debacle económica. Y mientras en el mundo cada país configura su plan para recuperar el paso detenido por la pandemia, ahora también deberán buscar espacio de almacenaje para todo aquello extraído y que no podrán vender. El petróleo, otra vez, al subsuelo.

Sin autos en las calles, sin vuelos, sin producción en las fábricas, sin la demanda de energéticos como la conoce un mundo en marcha, los países extractores deben resolver qué harán con él. El COVID-19 llevó al confinamiento de una tercera parte de la población, unos tres mil millones de personas. No hay movimiento. Por ello, hace poco más de una semana, la OPEP acordó la primera medida: reducir la producción, para que ésta no tuviera efectos en el precio. La posición de nuestro país fue noticia internacional. El espaldarazo que Donald Trump dio al gobierno de nuestro país para salvarlo del momento, incluso el descrédito en el sector, también. México sólo dejaría de producir 100 mil barriles diarios de los 400 mil que la organización solicitó en un principio; EU compensa la reducción. Se cantó victoria en Palacio Nacional. Nadie esperaba, menos en nuestro país, que tras aquel acuerdo, días después no sólo México, el mundo entero, tendría que replantearse qué hacer con el petróleo y con su precio más bajo en toda la historia. Al cierre de la jornada, el barril mexicano había caído 116%; menos dos dólares con 37 centavos su valor. De llamarse oro negro a pagar porque alguien se lo lleve.

Es cierto que este panorama es global. Lo que sucede con el petróleo mexicano ocurre con muchos más en otros países. El tema es que el gobierno federal aún lo ve como la joya de la corona, la vía de rescate del país. Antes, que falten insumos, medicamentos, becas a científicos y personal de salud que cancelar la refinería en Dos Bocas. Ese proyecto no se mueve un centímetro hacia atrás. Así que ahora sólo nos queda preguntarnos, ¿dónde guardaremos lo que no quisimos recortar? Nos hubiera convenido recortar la producción como lo pedía la OPEP. El peso también sintió el golpe energético ayer. Estados Unidos parece haber sido el ganón con el favor (con factura pendiente) que le hizo a nuestro país. Su petróleo llegó ayer a los menos 37 dólares.

Y, por si fuera poco, y para irnos de boca, que no a Dos Bocas, Pemex tuvo una segunda degradación en su calificación, ahora fue Moody’s, que se pone junto a la de Fitch Ratings. Y mejorará, le advierten, cuando logre autosuficiencia, algo casi imposible ante un mercado que ayer avisó al mundo que restringirá ingresos, más bien uno en el que debe pagar porque se lleven su producción. Ya escucharemos qué dicen en Palacio Nacional.

ADDENDUM

MeCuentan. Que, como parte de las acciones que anunció el gobernador Mauricio Vila Dosal para respaldar la economía familiar en este periodo de contingencia, la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Yucatán (Japay) empezó la distribución de los recibos con el apoyo del 100 por ciento de consumo para el bimestre abril-mayo. Hay mandatarios que sí están viendo cómo los gobiernos pueden ayudar a la gente a atravesar esta tremenda contingencia.

Yuriria Sierra