miércoles 05 de agosto del 2020

La tramposa declaración del Presidente

20 de Marzo de 2020

En el Patio del Federalismo de la Cámara Alta nos topamos ayer con un senador perteneciente a la cúpula parlamentaria que, casi entre dientes, nos dijo que fue López Obrador quien pidió al Congreso no suspender las sesiones, a pesar de la emergencia sanitaria por el COVID-19.

Según el legislador, el Presidente tiene un poderoso motivo: Hay un acuerdo con Estados Unidos para aprobar, cuanto antes, las leyes secundarias del tan cacareado T-MEC.

Tanto Trump como López Obrador consideran que la entrada en vigor de ese tratado ayudaría a palear el impacto económico de la emergencia sanitaria que vivimos.

Hasta allí era versión de pasillo.

Un cuarto de hora después ingresamos al Salón de Sesiones de la Cámara alta. Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política, improvisaba una rueda de prensa, mientras esperaba que se juntara el quórum (64 senadores) para iniciar la sesión.

Un reportero le preguntó sobre el anuncio del presidente Trump de cerrar parcialmente la frontera con México.

Eso le sirvió de pretexto al zacatecano para retomar el tema del T-MEC.

“Si adelantamos el T-MEC, que es el intercambio de mercancías entre México, Estados Unidos y Canadá, ayudará mucho a paliar o acentuar la crisis económica que se viene”, dijo.

Idéntico discurso que el senador que nos habló entre dientes.

Esperamos a que Monreal terminara de responder las preguntas de los reporteros de la fuente para cuestionarlo sobre la mencionada versión. “No he visto al Presidente”, reviró tajante.

Pero sonrió antes de agregar:

“Esto es de señales. López-Gatell (vocero del gobierno para el tema del COVID-19) nos dijo ayer que no era necesario suspender las sesiones de inmediato. Intuí que ese era el mensaje del Presidente…”.

Monreal, sin embargo, tuvo el cuidado de repetirnos que el grupo parlamentario de Morena fue el que decidió unánimemente asistir de manera regular a las sesiones del Senado “para acompañar las políticas públicas del Presidente”.

Previamente, el presidente de la Jucopo había declarado que mientras la Secretaría de Salud no recomiende la suspensión de labores, los senadores deben de mantenerse y estar al frente de la emergencia.

Pero ni panistas ni priistas se presentaron en salón de sesiones el día de ayer. El quórum se logró, pasadas las tres de la tarde, con senadores de Morena del PT, PES, PVEM y PRD.

El PAN llegó al extremo de publicar un comunicado bajo el siguiente título: Morena será responsable de cualquier contagio.

A los morenos, por cierto, les faltaron nueve o diez senadores. Algunos de ellos se reportaron “enfermos”; así, a secas…

A las 19:50 horas nos llegó la alerta. La mezcla mexicana cerró hoy a menos de 13 dólares por barril (12.92), su nivel más bajo desde enero del 2002.
El mensaje venía acompañado de un cable de la agencia Reuters en el que se informaba que los precios del crudo se desplomaron debido a la disminución de la demanda en reacción al brote de coronavirus.

Mencionaba también como causa el fracaso de las negociaciones para recortar la producción entre Arabia Saudita y los países no pertenecientes a la OPEP, como Rusia.

En ese momento volvieron a mi mente las palabras que le escuché al Presidente en la mañanera de ayer. Me hicieron pensar que, efectivamente, tiene otros datos.

Dijo: “Estamos extrayendo petróleo de campos de tierra en donde nos está costando cuatro dólares el barril, esto no se veía en mucho tiempo. Por eso se cae el precio, pero como tenemos bajos costos sigue siendo negocio…”.

Tramposa declaración. Ni siquiera los árabes producen a un promedio de 8 dólares el barril y eso que el petróleo está a flor de tierra. Lo confirmamos con los datos publicados por Gonzalo Monroy, director de consultoría especializada GMEC.

El costo promedio de extracción del crudo mexicano es de 14.2 dólares por barril, pero hay que agregar su trasiego a refinación, lo que te da un promedio de 20 dólares, según los expertos.

Obviamente, a 12.92 ya no es negocio.

El propio director de Pemex, Octavio Romero, precisó lo dicho horas antes por López Obrador. En la ceremonia por el 81 aniversario de la Expropiación Petrolera dijo:

“El costo promedio ponderado de producción de petróleo durante el año 2019 se ubicó en 14.2 dólares por barril, sin embargo, en el caso de los nuevos campos petroleros marinos y terrestres entre los que se encuentran Teekit, Ixachi y Mulach, el costo promedio de producción es de los más bajos del mundo, ubicándose por debajo de los 4.8 dólares por barril”.

Allí la trampa. Los nuevos campos petroleros representan un mínimo de la producción total.

Francisco Garfias