jueves 02 de abril del 2020

Lo que Trump le dijo a Ebrard sobre sus fallidos negocios en Cozumel

29 de Febrero de 2020

México es el único lugar donde Donald Trump no ha tenido éxito en los negocios. Ha fracasado en dos intentos. Uno en Cozumel, Quintana Roo, otro en Playas Rosarito, Tijuana, Baja California.

Su primera frustración la tuvo en Cozumel, mucho antes de ser Presidente de los Estados Unidos. Tenía proyectado construir un desarrollo inmobiliario en la parte noreste de la isla. Se asoció con un empresario quintanarroense de nombre Fernando Barbachano.

El proyecto era de 10 millones de dólares inicialmente. Súbitamente se interpuso el entonces presidente Felipe Calderón. Declaró tres cuartas partes de la isla como área natural protegida. Adiós proyecto.

Por esos tiempos se realizó Miss Universo en Cancún. Trump era el mero-mero de ese concurso. La garantía del famoso concurso eran unos terrenos que habían puesto unos empresarios. Termina el concurso y él trató de tomar el control de esos terrenos. No lo dejaron. Se dijo defraudado.

Sabemos que el propio Trump comentó algo de este asunto al canciller Marcelo Ebrard, quien de inmediato se puso a investigar. Anduvo preguntando. ¿Qué bronca tuvo Trump en Cozumel?

Lo de Rosarito es más conocido. Hay un expediente contra Trump por fraude a empresarios que invirtieron en un resort que empezó a construir en ese lugar, pero que nunca terminó.

¿Será que por eso no nos quiere?

  • El arresto de su otrora colaborador Miguel Ángel Vázquez jaló los reflectores sobre el senador del PRD, Miguel Ángel Mancera, exjefe de gobierno capitalino.

Los reporteros lo cercaron en el llamado Patio del Federalismo de la Cámara alta para pedirle una reacción sobre el arresto. No se le veía cómodo. Dijo, eso sí, que espera que no se trate de un asunto “político”.

A Vázquez Reyes se le señala como promotor de al menos 32 mil plazas en beneficio, principalmente, de empleados de limpia, lo cual, aseveran autoridades capitalinas, se prestó a la contratación de aviadores. Se le acusa también de nepotismo.

Vázquez Reyes fue subsecretario de Administración y Capital Humano de la Secretaría de Finanzas del anterior gobierno capitalino. El pasado siete de enero hablamos con el hoy detenido. Tres semanas antes había sido interceptado en la calle por elementos de la Fiscalía Capitalina, pero lo dejaron ir. Llevaba un amparo.

En esa charla nos dijo que le revisaron todo “y no encontraron nada”. Se mostró convencido de que Claudia Sheinbaum lo persigue “por instrucciones” de Julio Scherer, consejero jurídico de la Presidencia.

Vázquez Reyes trabajó en el círculo cercano a López Obrador cuando era jefe de Gobierno. Era el encargado de la política laboral y lo presumía. Nos habló una y otra vez de su vínculo con el hoy director de Pemex, Octavio Romero. Se refería a él como como El Ingeniero.

Después de la improvisada rueda de prensa nos acercamos con Mancera. Confirmó que cuando estuvo con él, Vázquez Reyes hacía el mismo trabajo que realizaba con López Obrador.

Nos hizo una precisión importante. Cuando llegó a la citada Subsecretaría de Finanzas, José Ramón Amieva ya fungía como jefe de Gobierno interino.

  • La decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) de validar la presidencia interina de Alfonso Ramírez Cuéllar en Morena opacó otra resolución de ese organismo mucho más importante.

Morena ya no puede realizar elecciones internas para elegir su dirigencia nacional definitiva. Tiene que ir a encuestas. El TEPJF dio a Morena 90 días para que arreglara el padrón interno. No lo hicieron.

A Yeidckol Polevnsky, entonces secretaria general en funciones de presidenta, no le convenía. Vino la resolución que tiró a la ahora exdirigente nacional de ese partido. La reacción no se hizo esperar.

Yeidckol acusó a Ricardo Monreal de haber “empinado” a los magistrados del Tribunal para reconocer a Ramírez Cuéllar como dirigente. El senador no quiso contestar, “me endilgan responsabilidades inexactas y hasta exageradas”, se limitó a decir. En el Tribunal tampoco la pelaron. Más bien la ignoraron.

Francisco Garfias