www.miradorinformativo.com
  Viernes, 15 de Diciembre del 2017  email: miradorinformativo.com@gmail.com   
El exportero Adolfo Ríos, a la cancha política; busca ser alcalde de Querétaro con la casaca del PES
Miercoles, 06 de Diciembre del 2017
 
 
 

Con el exarquero Adolfo Ríos, el Partido Encuentro Social (PES) busca alcanzar su registro como organización política local en el estado de Querétaro. 
 
El exportero del Necaxa y del América, entre otros equipos, pretende incluso contender por la alcaldía de la capital queretana con la casaca del partido que se encuentra en negociaciones con Morena para ir juntos en los comicios del próximo año. 
 
En entrevista con Apro, el exseleccionado nacional sostiene que el futbol nacional se parece mucho a la política y acepta que enfrente tiene retos en los que le tocará tomar decisiones. 
 
De entrada, dice que si en su camino encuentra dificultades que pueda sortear apegadas a sus principios y valores –de no a la corrupción–, se mantendrá en la política. 
 
De lo contrario, se irá, como lo hizo recientemente de los Gallos Blancos del Querétaro, cuando el club –sin tomarle su parecer–, contrató los servicios de la estrella brasileña Ronaldinho. 
 
Ríos acepta que se enteró apenas unos días antes de la contratación de Ronaldinho, siendo incluso el presidente deportivo del equipo. 
 
El ahora político también reconoce que en costos-beneficios, la presencia de Ronaldinho en cuestión mediática “fue un éxito, pero en la cuestión futbolística no lo fue. Sin embargo, son los riesgos que se toman”. 
 
Para Adolfo Ríos, la situación física del popular delantero brasileño determinó su rendimiento con el equipo Querétaro. 
 
“A final de cuentas, (Ronaldinho) llegó a ser considerado el mejor jugador del mundo. Por lo tanto, traer a un futbolista con esos reflectores fue importante, pero ya en la competencia había jugadores mexicanos que tenían que correr por él. Por eso siempre hay un riesgo por cada jugador que traes, si te dan resultados o no”. 
 
–¿Ronaldinho lo entendió así? 
 
–No lo supe. Sólo estuve un torneo cuando él llegó. Me tocó estar cuando lo contrataron, pero no me enteré cuando lo hicieron, cuando ya teníamos un proyecto definido. 
 
–¿Ronaldinho no estaba en ese proyecto? 
 
–Hubo situaciones que se respetaron, porque quien decidió su contratación fue la autoridad del equipo, que es la que paga. Nos alineamos a ese proyecto, pero apenas terminó el torneo decidimos salir y lo hicimos como entramos: por la puerta grande, dejando las puertas abiertas con la autoridad. 
 
–¿Tu salida del equipo fue por la contratación de Ronaldinho? 
 
–No. Nosotros tenemos que tener lineamientos y nos alineamos a la decisión del dueño, quien es el que paga, el que invierte y tomó la decisión de contratarlo. 
 
Continuidad 
 
Para Ríos, en asuntos deportivos hay un proceso de darle continuidad a los proyectos que han dado resultados “y, con base a eso, puedes pensar en jugadores importantes. Pero, tristemente, por alguna lesión esos jugadores que tenían trascendencia no la tienen más y hay cuestiones que están en riesgo. El futbol es un riesgo, en todo momento. 
 
–¿Ronaldinho fue un riesgo? 
 
–Creo que fue una situación mediática que puso a Querétaro a nivel mundial de un mapa futbolístico, pero lógicamente había riesgos. Y esos riesgos determinaban también la toma de decisiones respecto a un jugador que puede dejarte una imagen positiva o no dentro del equipo, principalmente en lo deportivo. 
 
“¿Hasta dónde le podía alcanzar su situación futbolística para la competencia que en México es muy fuerte? Esas son las situaciones que se van poniendo sobre la mesa, viendo costos y beneficios”, agrega. 
 
En mayo de 2015, Santos se coronó en la final del torneo Clausura 2015 contra el Querétaro de Ronaldinho. Una vez terminada la temporada de la Liga Mx, el alto mando del equipo propiedad de Olegario Vázquez Raña le pidió a Ríos su proyecto, en el que no figuraba el nombre del astro brasileño. 
 
“Me dijeron: ‘no aceptamos tu proyecto’. Y tomé la decisión de hacerme a un lado… El proyecto fue diseñado con base a una cuestión general de jugadores y el cambio de cuerpo técnico”. 
 
El 20 de junio de 2015, Ronaldinho Gaúcho anunció la rescisión de contrato con Querétaro, en el que recaló en septiembre de 2014. 
 
Tras incursionar en la política, Adolfo Ríos sostiene que aceptó su militancia en Encuentro Social porque coincide en los mismos principios y valores y asegura que quiere ayudar, porque ahora que se acercó un poco más a la gente de Querétaro se dio cuenta de las necesidades económicas y sociales que la afectan.