www.miradorinformativo.com
  Miercoles, 21 de Febrero del 2018  email: miradorinformativo.com@gmail.com   
Director chileno camino al Oscar: ¿Qué pasa si la persona que más quieres muere en tus brazos?
Martes, 13 de Febrero del 2018
 
 
 

Desde la primera escena en Una mujer fantástica no hay trampa. En un club, Orlando, un hombre maduro que puede estar dedicado a los negocios o ser un ejecutivo, observa a una mujer en el escenario que canta Periódico de Ayer, de Héctor Lavoe. 
 
Con una voz fuerte, masculina, excelente para un tema como este, de corazones despechados que escuchan con un trago por medio, Marina (Daniela Vega) empieza a cautivar a Orlando (Francisco Reyes) con la letra de “Tu amor es un periódico de ayer, sensacional cuando salió en la madrugada/a mediodía ya noticia confirmada”. 
 
Vega, una actriz transgénero, interpreta a Mariana, una mujer transgénero, y ella no es solo la protagonista, sino el alma de este filme chileno, nominado al Oscar como Mejor película extranjera. 
 
Una mujer fantástica se presenta en Coral Gables Art Cinema y en O Cinema Miami Beach. 
 
 
Su director, Sebastián Lelio, estaba claro que no podía ser como The Crying Game, que se filmó hace más de dos décadas. No habría sorpresas en el sexo de la protagonista. Orlando, a diferencia del miembro del IRA que interpreta Stephen Rea en el thriller ya clásico de 1992, no se enamoraría de una chica que después resultaría ser un chico. 
 
El romance de Marina y Orlando tiene un carisma de “periódico de ayer”, sin sorpresas, como anuncia la canción del principio. Para ellos no hay nada chocante porque comparten algo muy íntimo y especial. Se tratan con cariño y parecen una pareja de mucho tiempo. En una cena de cumpleaños, Orlando le regala un ticket a las cataratas de Iguazú. En 15 días emprenderían el viaje de enamorados. 
 
Y entonces llega la muerte. En medio de la noche, Orlando sufre un infarto cerebral. A partir de ahí, Marina no tendrá ningún derecho sobre él, no puede acompañarlo en la Iglesia ni en el funeral. La familia le reclama las llaves del apartamento donde vivían, le quitan el perro que él le había regalado y tratan de borrar todo vínculo entre ellos. La policía duda y hasta la someten a un examen corporal para comprobar si Orlando la golpeaba y ella tenía motivos para matarlo. 
 
Lelio, nacido en Argentina en 1974 y criado en Chile, es un experto en sacar lo mejor de las actrices, como probó en su filme anterior, Gloria (2013), que le valió a su protagonista, Paulina García, el Oso de Plata en el Festival de Berlín. 
 
En el principio de la gestación de Una mujer fantástica (A Fantastic Woman), Vega, hoy convertida en un ícono en Chile, solo ejerció como consultora cultural. Le abrió a Lelio, que reside en Berlín, las puertas de la situación de la comunidad transgénero en Santiago de Chile. 
 
Según cuenta Lelio en entrevista con el Nuevo Herald, después de Gloria se quedó con ganas de “meterse en problemas nuevos y de expandir lo que era capaz de hacer en términos de cine”. 
 
La premisa para el guion de este filme fue: “¿qué pasa si la persona que más quieres muere en tus brazos, pero es el peor lugar donde puede dormir, porque eres el indeseado?”, cuenta Lelio, que a su vez derivó hacia la segunda interrogante. “¿Qué pasa si le ocurre a una mujer transexual?”. 
 
Era un tema “peligroso”, que podía conducir a muchas trampas, pero Lelio se propuso evitarlas. No sería la biografía de una mujer trans, tampoco el proceso para la transición de sexo, ni el costo de este. 
 
Vega tenía su identidad muy clara desde niña y empezó el proceso para convertirse en transgénero a los 15 años. Su historia era valiosa, pero su elección se produjo de una manera “orgánica”, como la describe el director. 
 
“Más que anécdotas o vivencias nos transmitió lo que sintió o siente por ser una mujer transexual. Mi relación con ella me hizo pensar muchísimo en el tema de la identidad”. 
 
“Ella trae la pregunta: ¿Qué significa ser una mujer?, y eso me hizo preguntarme, ¿qué es una película?”, dice Lelio, que compartió la escritura del guión con Gonzalo Maza. 
 
Eso explica en parte lo que él llama “la identidad oscilante” de la película, que pasa por distintos géneros. “Coquetea con el cine romántico, aborda el tema social, es una película de fantasmas”, dice. 
 
El filme aborda “el derecho a despedirse de un ser querido y la fricción que encuentra una mujer trans en una sociedad llena de prejuicios”. 
 
Según su director, es sobre todo una película sobre los límites de la empatía. Las preguntas clave son: ¿existen las personas ilegítimas, los amores ilegítimos? ¿Quién traza la línea y con qué autoridad? 
 
“Eso resuena con la crisis por la que está pasando la sociedad humana”, dice Lelio, quien considera que en un principio la película planteaba temas candentes, pero en este momento esa urgencia ha aumentado ante el movimiento contra el acoso sexual #MeToo, el resurgir de los nacionalismos y el triunfo del brexit en Europa. 
 
El año pasado, Vega participó en una campaña contra al acoso sexual, I Will Not Be Silent, junto a figuras de Hollywood como Nicole Kidman, Jennifer Lawrence y Gal Gadot. 
 
Para Lelio, el espectador conecta en primer lugar con la protagonista de Una mujer fantástica. 
 
“Las ideas, los conceptos, la dimensión política de la película vienen después de esa conexión con Marina”. 
 
La situación que describe el filme va más allá de apuntar hacia la sociedad chilena. 
 
“La socieda chilena es conservadora, pero la norteamericana es puritana. Latinoamérica es conservadora, los sectores rurales son tremendamente conservadores. No creo que sea una propiedad exclusivamente chilena. Una parte del mundo está conectada con temores atávicos y otra parte con expandir los límites de lo posible. Entre esas dos fuerzas nos la pasamos peleando”. 
 
Una mujer fantástica ganó el Goya a Mejor película iberoamericana y el Oso de Plata a Mejor guión. 
 
Lelio estrena en abril su primera película en inglés, Disobedience, con Rachel McAdams y Rachel Weisz, y a finales de este año, una adaptación de Gloria, protagonizada por Julianne Moore. 
 
Coral Gables Art Cinema, 260 Aragon Ave, (786) 472-2249 y O Cinema Miami Beach, 500 71St., (786) 207-1919.