www.miradorinformativo.com
  Jueves, 26 de Abril del 2018  email: miradorinformativo.com@gmail.com   
La CNTE agrede a Meade: Esos no son maestros
Lunes, 16 de Abril del 2018
 
 
 

El día de hoy, gente del CNTE atacó a quienes estaban en un evento de Meade en Oaxaca. Cierto diario nacional, inmediatamente puso que eran todos maestros. No, no lo son. Aquellos que ejercen la violencia en contra de sus semejantes, aduciendo sinrazones, entre ellas no permitir la libre expresión de otro grupo de personas, no pueden ser llamados maestros. Son vándalos, destructores de generaciones presentes y venideras. 
 
Tan injusto es el acto que ellos realizaron, cómo el que dicho diario les llame maestros y permita ese adjetivo para esa caterva de delincuentes. 
 
Los maestros construyen países, forjan generaciones. Por todos nosotros, quienes preparan horas clase, enseñan, educan, evalúan y luego revisan la tarea o exámenes de sus alumnos. En cualquier profesión, quienes enseñan con el ejemplo son quienes ejercen la noble tarea del magisterio. 
 
Los otros, son solo porros y personas sin amor a la más noble de las profesiones. Usurpan el nombre y de esa manera destrozan la confianza que aún tenemos en ellos. 
 
Estar a favor o en contra de un candidato, no les da derecho a empuñar armas. Así sean palos y piedras. Tampoco tienen derecho a agredir a otras personas por pensar de manera diferente a ellos y por ende, tampoco después quejarse de que los agredidos fueron ellos. 
 
Con la educación no se juega. Los miembros del CNTE y quienes se asocien con ellos representan una de las peores plagas y amenazas que sufren nuestros niños y jóvenes —cercano futuro— y el presente de quienes sufren con su ejemplo. 
 
Los estados más pobres del país tienen a dichos pseudo maestros, porque no lo son y continúan su ejemplo de destrucción. No se vale, ni por los niños que tienen que sufrirlos en las aulas, ni por el resto del magisterio que con ellos ven empeñados su buen nombre y su labor diaria y de años. 
 
Requerimos un mejor México, uno que se aprende en la vida diaria y en las aulas, uno que NO permite la violencia y menos la creada y azuzada por dichos vándalos que se escudan llamándose maestros. No son maestros. Simplemente no lo son.