viernes 10 de abril del 2020

Presunta víctima de maltrato y exesposa de Rogelio Franco, resultó ser cinta negra en Tae Kwon Do

13 de marzo de 2020

Antes de iniciar esta entrega, nuestra solidaridad y apoyo para Mireya Ulloa Valencia, Directora Editorial del Periódico La Opinión de Poza Rica, una de nuestras casas editoriales que nos publican la columna, ante el criminal atentado a su persona, por parte de un presunto solitario delincuente, en la cochera de su casa. Mireya Ulloa fue agredida en varias ocasiones con un cuchillo, en el momento exacto que descendía de su auto, en su domicilio y además de las agresiones físicas, fue amenazada de muerte. Mientras, el Gobierno de Cuitláhuac García asegura que el móvil fue el robo, demeritando haber sido esta agresión por su actividad periodística. Me uno al rechazo de la opinión pública y de medios de comunicación, exigiendo al Gobierno Estatal que no permita el estado fallido, la anarquía y que esta agresión no quede impune. Mi cariño para la colega y todo el apoyo para ella.

Para todos aquellos quienes cayeron en el juego y defendieron a la exesposa del exsecretario de Gobierno en la administración yunista, Rogelio Franco Castán, ahora se conoce que Guillermina Alvarado González en su juventud, se graduó como Cinta Negra en la modalidad de Tae Kwon Do, mucho antes de conocer al que fuese el padre de sus tres hijas.

A principios del mes de marzo del 2020, Guillermina Alvarado González había desempolvado fotografías, en las que denunciaba una y otra vez, maltrato y agresiones físicas, siendo éstas difundidas anteriormente, en sus redes sociales, en el 2017, las cuales, ellas misma, junto con dos hijas mayores, subió un video en el que desmentía haber sufrido maltrato físico y ahora, en el 2020, vuelve a la carga para ventilar que sigue sufriendo agresiones, por parte del perredista Rogelio Franco Castán.

En fotografías observamos, que además de haber practicado Karate por largo tiempo, también practica la disciplina de Mua Thay, en la cual, hasta tuvo un gimnasio por la zona de Murillo Vidal, en Xalapa y estuvo abierto del 2016 al 2017. La disciplina de Mua Thay es boxeo tailandés y se pegan con todo, admitiendo piernas, brazos, puños, rodillas y es fuerte el contacto físico. Las versiones de que ella sufría maltrato físico son falsas, por su experiencia en defensa personal, advirtiendo que el ojo morado pudo haberse dado durante las prácticas y además, hay publicaciones periodísticas asegurando que se había realizado cirugías plásticas y estéticas.

Hoy, Guillermina Alvarado González es pareja sentimental del hijo de la Presidenta del Tribunal Superior de Justicia, Sofía Martínez Huerta, de nombre Guillermo Benjamín Díaz Martínez, quien se ostenta como Presidente de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de la Secretaría del Trabajo y Productividad y además, es maestro en la Universidad de Xalapa, en donde Guillermina Alvarado estudia la carrera de Derecho y ahí se conocieron, para indebidamente entablar una relación entre maestro y alumna, siendo Guillermo Benjamín quien integra a Guillermina al grupo compacto de Eric Cisneros Burgos y ser Díaz Martínez el operador del Secretario de Gobierno, en el Poder Judicial.

Muchos opinarán que Rogelio Franco tuvo la culpa de una relación tóxica. Y lamentamos asegurar ser verdad. Pero el problema, no es Rogelio o Guillermina, sino las hijas de ambos, quienes están envueltas en un escándalo con opiniones encontradas y al final, son las que salen perjudicadas por este llamado circo mediático, con olor a tufo electoral, en el que Guillermina Alvarado aspira a una candidatura por MORENA.

Claudia Guerrero

Dudas y comentarios: claudiaguerreromtz@gmail.com

Twitter: @cguerreromtz