jueves 02 de abril del 2020

Pues sí había otros datos…

Pues sí, en el caso del crecimiento de los ingresos de los sectores de menores ingresos… sí había otros datos, y estos son ofrecidos por el Inegi y el Coneval.

En diversas ocasiones he escrito en este espacio que los datos ofrecidos por el IMSS muestran un crecimiento de los ingresos reales.

Las cifras al mes de enero indican un alza de 3.1 por ciento de los salarios reales y de 1.6 por ciento en el empleo total. Es decir, la masa salarial real tuvo un crecimiento anual real de 4.7 por ciento en el primer mes de este año.

Sin embargo, hay quienes cuestionan, con justa razón, que estas cifras corresponden solo al sector formal de la economía. Se trata de 20.5 millones de trabajadores, que representan solo 37 por ciento de la población ocupada.

A partir de la semana pasada, que el Inegi publicó la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) correspondiente al cuarto trimestre de 2019, ya podemos obtener una aproximación del ingreso promedio de la población ocupada total, independientemente de que sean asalariados o no asalariados y de que estén en la formalidad o sean informales.

De acuerdo con los datos de la ENOE, se puede estimar en el cuarto trimestre del año pasado un ingreso promedio de 7 mil 337 pesos mensuales para los 55.7 millones de ocupados en México, mientras que 12 meses antes era de 6 mil 963 pesos. Esto significa un crecimiento real de 2.5 por ciento el año pasado.

Si consideramos el aumento de 2.7 por ciento en la población ocupada total, se puede estimar que hubo un incremento real del ingreso de los hogares en México de 5.2 por ciento.

Estas cifras son consistentes con los datos que la semana pasada dio a conocer el Coneval, que reportó un incremento de 5.9 por ciento en el ingreso laboral real per cápita en el último año.

Muchos no perciben este incremento porque se concentró en los sectores de menores ingresos. Los mismos datos del Coneval reportan que en el último trimestre del año pasado, 20 por ciento de la población más pobre tuvo un incremento real de sus ingresos de 18.3 por ciento.

En contraste, si vemos lo que ocurrió con otros segmentos, en el llamado tercer quintil, que corresponde a una parte de la clase media, hubo una baja de 0.1 por ciento; en el cuarto, un alza de solo 0.4 por ciento y en el 20 por ciento de más ingresos, un incremento de 1.2 por ciento.

Dudo mucho que estos sean los “otros datos” a los que se refiere el presidente López Obrador cuando señala que sabe que la economía va mejor de lo que dicen las cifras macroeconómicas… entre otras cosas, porque las cifras acaban de publicarse la semana pasada.

Sin embargo, el cuadro que le describo es una parte de la realidad económica y social del país que no hemos visto con suficiente atención y que probablemente tenga que ver con la, para algunos, inexplicable popularidad del presidente López Obrador.

Será el próximo año cuando se den a conocer los resultados de la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares, cuando tendremos suficientes elementos para valorar el impacto que las políticas públicas tuvieron en la distribución del ingreso.

Sin embargo, algunos resultados parciales, como los que se dieron a conocer la semana pasada, indican que, por lo pronto en 2019, hubo una mejoría.