viernes 14 de agosto del 2020

Rocío Nalhe y su hija, contrarias a todo lo que predica AMLO y MORENA

20 de mayo de 2020

La plataforma de MORENA, creada por Andrés Manuel López Obrador, se centra en asegurar ser el verdadero cambio, que sería un gobierno austero y la esperada 4ª Transformación, comparada soberbiamente con la Independencia de México, Las Leyes de Reforma y la Revolución Mexicana… Y fue el estandarte de muchos candidatos, entre ellos, el de la ambiciosa Norma Rocío Nahle García, quien primero, para congraciarse y escalar peldaños, realizó campañas de desprestigio en contra de quienes opacaba a la zacatecana, creando conflictos, chismes, campañas de ataque a la imagen pública de muchos militantes de MORENA, simulando limpiar el partido político de traidores. Luego, colocó a López Obrador en una burbuja, para que pocos pudieran tener acceso a él y hacerse la indispensable.

La historia registra que bajo traiciones, Rocío Nahle se hizo candidata, para llegar al Congreso Federal. Hábil para aprovechar las oportunidades, quiso debilitar la imagen de Cuitláhuac García, cuando éste era su compañero de bancada en el Congreso de la Unión, pero tuvo que aceptar la gran amistad de Atanasio García Durán con López Obrador, pues el padre del hoy Gobernador de Veracruz, fue quien apoyó para la integración de la estructura de MORENA, en el estado y ser el vínculo con el Gobierno de Javier Duarte de Ochoa, para tener recursos y realizar su lista de militantes en Veracruz, para su creación como partido político. En publicaciones periodísticas, se asegura que mensualmente, Javier Duarte entregaba dos millones y medio de pesos, vía Gloria Sánchez, actual Senadora suplente de Nahle y ser la misma quien colaboró para MORENA y luego, ser la primera dirigente estatal en Veracruz, quien jamás criticó a Duarte y sus funcionarios. Una liga de estas publicaciones en: https://www.economiahoy.mx/nacional-eAm-mx/noticias/8297884/04/17/Duarte-dira-que-le-dio-dinero-a-Morena-AMLO-.html

Muchas peleas provocó Rocío Nahle, al no estar conforme con lo que ella aseguraba ser su pago histórico y le fue difícil aceptar que García Jiménez fuese el candidato en el 2016 y luego, en el 2018, dando una y otra vez manotazos a López Obrador, para negociar con ella, que tendría la candidatura a Senadora y podría incrustar a sus incondicionales en Salud, como Roberto Ramos Alor; Turismo, como

Xóchitl Arbesú Lago; Protección Civil, como Guadalupe Osorno Maldonado y Medio Ambiente, con Rocío Pérez Pérez, todos ellos, involucrados en actos de corrupción en el Gobierno de Veracruz, así como imponer en la lista de Senadores Plurinominales a Claudia Esther Balderas, quien recientemente estuvo involucrada en una detención y drogas y en las diputaciones federales, a sus operadores en el sur del estado, como Manuel Gómez Ventura, recién denunciado por lesiones a una mujer.

En abril del 2018, en plena campaña a la Gubernatura, advertimos en una columna publicada, que Norma Rocío Nahle García se había reunido con gente del PRI en Veracruz, bajo la operatividad del dueño del Periódico Imagen del Golfo, para negociar los votos que obtendría José Francisco Yunes Zorrilla y éstos serían trasladados a MORENA, con la cláusula de que al candidato del PRI, no se dejaría en “bancos” y sólo quitarle los necesarios. Los panistas no atendieron la advertencia y quizá hasta pensaron, que era una periodista chiflada, quien inventaba encuentros y acuerdos oscuros. El día de la votación para elegir a Presidente, Gobernador, Senadores, Diputados Federales y Locales, el efecto López Obrador arrasó en muchos distritos. Curioso, que varios candidatos morenistas estuvieron toda la campaña encerrados en sus casas, viendo la televisión, sin hacer proselitismo y ganar, gracias a la campaña de MORENA, pero en el caso de la Gubernatura, Miguel Ángel Yunes Márquez hizo una excelente campaña, lo imperdonable fue su papá, quien soberbio se confió de un presunto músculo político, de sus operadores quienes lo traicionaron y nunca midió, que los 300 mil votos del PRI, se irían a MORENA. Y al final, a Pepe Yunes lo dejaron en el peor cómputo de sus votaciones, pero colaboró a que el PAN no repitiera en la Gubernatura y permitir que Cuitláhuac García, el inexperto, manipulable y con hambre voraz por hacer negocios en el Gobierno Estatal, llegase como Gobernador de Veracruz.

Y con esos triunfos, mostrándose como la gran operadora de acuerdos, Rocío Nahle se fue a la luna. Se convirtió en una de las consentidas del Presidente y de premio, deja el Senado, para ser nombrada como Secretaria de Energía, quien junto con su esposo, quien años atrás había sido inhabilitado por la Función Pública, como empleado de PEMEX, ahora tendrían todo el “pinche poder”, como una vez lo expresó Fidel Herrera Beltrán. Nahle sería la encargada de hacer realidad el sueño de López Obrador, de construir la Refinería Dos Bocas, en el municipio de Paraíso, en Tabasco, cueste, lo que cueste.

Y al arrancar este gobierno federal, iniciaron las ocurrencias, el usar la estrategia del acierto y error, nulas acciones que fuesen aceptadas y todas rechazadas por

grupos políticos y empresariales, como la cancelación del Aeropuerto de Texcoco y su necedad de construir éste en la Base Militar de Santa Lucía, así como tratar de borrar a todo aquel que alguna vez fue enemigo de López Obrador. No olvidemos, la locura del avión presidencial, el cual, no pertenece como activo al Gobierno de México, por estar arrendado. Al diseminar la pandemia en todo el planeta y por lógica, la epidemia en México, esta tragedia mostró el lado oscuro de esta administración federal, en etapas de crisis sanitarias y el derrumbe del petróleo, evidenció la inexperiencia de Nahle García, así como sus mentiras y el haber engañado al propio Presidente, haciendo el ridículo al haber presumido que los árabes habían aplaudido y felicitado a la Comitiva mexicana, durante la reunión de la OPEP y mostraron su necedad de imponerse ante un experto en temas petrolíferos. Nuevamente, se comprobó que Rocío Nahle es la gran fraudulenta y mentirosa.

Ahora, se difunde una fotografía con su hija, quien se acaba de graduar en el Tecnológico de Monterrey, Campus Monterrey, en el estado de Nuevo León, siendo la universidad más cara del país y ser otra mentira, que los hijos de funcionarios de MORENA tendrían una enseñanza austera, en universidades fundadas por López Obrador. Cada semestre en el TEC de Monterrey, cuesta entre $80 a 100 mil pesos, agregando las clases extracurriculares, comidas y estancia. Rocío Peña Nahle terminó la carrera de Ingeniería en Desarrollo Sustentable, muy contraria a lo que está haciendo su mamá, en seguir apostándole a combustibles fosilizados y no a energías limpias, como parte de las asignaturas de la carrera de su hija.

Es indignante el discurso engañoso de Norma Rocío Nahle García, quien manda a su hija a la Universidad más cara del país, cuando ella y López Obrador exhortan a los mexicanos a la austeridad y cuidar el dinero, mostrando una doctrina socialista, y luego, la aún Secretaria de Energía desmantela los proyectos de energías limpias, creando un problema mundial, por las peticiones de explicaciones de países como Canadá y el Bloque Europeo, quienes está indignados de no haberlos tomado en cuenta, ni a decenas de empresas que están invirtiendo en México, siendo ya una confrontación diplomática. Y en lo oculto, mandas a tu hija a estudiar en una escuela cara y capitalista, para que ella aprenda lo que su mamá se obstina, a no querer aplicar en el país, el apostarle a energías limpias y que tendrán mayor futuro, que una Refinería Dos Bocas, la cual, en menos de 10 años, habrá problemas por la falta de petróleo y será obsoleta.

Claudia Guerrero

Dudas y comentarios: claudiaguerreromtz@gmail.com